Airemin 2015 abordó la investigación, ciencia y

tecnología aplicada en las faenas mineras 

 

Con ocasión del Tercer Encuentro de Calidad del Aire en la Industria Minera, Airemin 2015, expertos de grandes compañías mineras expusieron las experiencias de sus empresas en la gestión de la calidad del aire y control de agentes contaminantes en sus operaciones y en el entorno de las mismas.

Rubén Alfaro, administrador de la Red de Monitoreo Norte de Codelco, presentó el proyecto que se está ejecutando en las divisiones del distrito norte (Chuquicamata, Radomiro Tomic y Ministro Hales) para tener un sistema integrado de monitoreo de la calidad del aire.

El objetivo es estandarizar por medio de un inventario de emisiones, la generación de una base de datos de las mismas, mantener un sistema de pronóstico distrital y una evaluación meteorológica única y consistente. “La idea es que tengamos un sistema de alcance prácticamente regional, en línea, que nos permita evaluar la suma de las emisiones que generan todas nuestras operaciones y modelar los efectos de éstas”, dijo.

Por su parte Andrés Marín, representante de Antofagasta Minerals, mostró las diferentes acciones que han implementado en Minera Los Pelambres, incluso más allá de la norma. Hizo ver que en mayo de 2010 asumieron 20 compromisos con las comunidades del Valle Alto, entre ellos, riego de caminos, medidas de mitigación en área de chancado, instalación de sistema Fog Cannon en área mina, aplicación de producto Dust A Side en caminos interiores, sistema de supresión de polvo en correa de planta concentradora, entre otros.

Destacó que están intensificando el monitoreo en línea, a través de una veintena de estaciones. Asimismo, con uso de tecnología generan mapas para definir focos de prioridad de riego, de manera de hacer más eficientes este tipo de medidas. La base es el sistema preventivo y monitoreo en línea, la localización de focos de emisión y optimización de recursos, permitiendo la operación continua de la producción con sólo paralizaciones parciales al controlar los puntos más críticos, dijo.

Luis Contreras, gerente de Medio Ambiente y RSE de Sierra Gorda SCM, instó a hacer una profunda revisión de la guía de calidad del aire, debido a profundas inconsistencias, indicó.

Sobre los mecanismos de control aplicados por la minera, mencionó el control de flota en línea, el uso de aditivos en riego de caminos, el sellado de pretiles, la implementación de sistema de pronóstico y programación de actividades (tronaduras, por ejemplo, las cuales se efectúan según las condiciones del viento). Otras medidas son: aspersión de agua, uso de espuma y colectores de polvo en planta; empleo de bishofita en caminos internos; y riego y asfaltado en camino en pueblo.

 

Norma para Fundiciones

 

“Las inversiones pueden tener objetivos de cumplimiento ambiental más exigentes de lo que contempla la norma y también tener un objetivo de ampliación de capacidad futura”, manifestó en su charla inaugural el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Sergio Hernández, al referirse a los planes de inversión de las fundiciones para adecuarse a la norma de emisiones a partir de 2016 en el caso de las instalaciones que cuentan con tecnología de doble contacto y desde 2018 para el resto.

El personero advirtió sobre las amenazas que enfrenta la producción de concentrado de cobre, relacionadas con restricciones en el transporte marítimo y el factor de China, que respectivamente podrían limitar los envíos de concentrados y afectar a nuestro país con mayores cargos de fusión.

Hernández hizo ver que ni a las empresas estatales ni a las privadas les interesa invertir en pirometalurgia, por un tema de rentabilidad, y que bajo la norma de control de emisiones se contemplan inversiones sólo para cumplir las nuevas exigencias ambientales de captación (de hasta 95% de SO2) y no para aumentar la capacidad de producción.

“¿Pero quién piensa en el largo plazo? ¿Quién piensa en China y sus fundiciones, y en el poder monopólico de producción de cobre que tendrán y su futuro poder monopsónico de compra?”, planteó el vicepresidente ejecutivo de Cochilco.

Destacó que afortunadamente este tema lo han puesto en la discusión pública y esté teniendo eco en el Parlamento.

 

Inversiones para adecuarse a la norma

 

Hernández señaló que las fundiciones estatales invertirán cerca de US$1.700 millones a 2018 para ajustarse a la nueva normativa de emisión para fundiciones de cobre y fuentes emisoras de arsénico.

foto-derecha

PATROCINADORES